tumblr_lwhfarvXz11qah2gqo1_500

Evernote: libros, lecturas y escrituras (I-first)

Este año voy a publicar mi primera serie de entradas en el blog: que si un I, un II después, un preciso III y no sé si un IV post y un V final. Ya veré. Las entradas versarán sobre cómo uso Evernote para gestionar la información que sobre libros, autores, citas, literatura, escritura y edición voy usando, acumulando y desechando. Me parece una magnífica aplicación para quien se dedique a escribir, leer y editar.

Porque si lees, escribes. Si escribes, piensas, y si piensas, reelaboras y vuelves a leer y a escribir. Y ahí surge Evernote para no perder ningún dato, ni una ficha, ni una anotación.

Si haces listas de lo que lees, de lo que has leído y de lo que quieres leer, Evernote lo almacena todo como decidas. Además, siempre podrás recurrir a esas listas antes de ir a la librería, o consultarla en la propia librería si dispones de un smartfon, un smarthfoone o un smarthphone. Tantear incluso el libro en el planeta Amazon.

Porque si no tienes tiempo de escribir esa cita de Montaigne, se la dictas a Evernote. Si dispones de tiempo y quieres conservarla original, escaneas el fragmento -en latín si te da la gana- y Evernote te lo guarda. Y si estás con el café y con más tiempo, la copias en una nota evernote y ahí se queda como la dejes: etiquetada, categorizada, en su libreta, a medias o completa para iniciar desde ahí la escritura de tu próximo bestseller.

Porque si, paseando por la calle Textsurfer, barruntas la IDEA que llevabas esperando días pero no llevas ni moleskine, ni servilleta, ni el lápiz ni el bic pero sí el smartphone de antes, abres Evernote y/o fotografías, grabas y anotas.

Porque si escribes y trabajas la ficción, Evernote hace las veces de fichero de ideas, notas, personajes, tramas, caracterizaciones, capítulos.

Porque si te encuentras en la web de la editorial Melusina y adviertes que te gustaría leer en algún momento este magnífico libro sobre cucarachas, capturas el link, o la pantalla, o la portada del libro con el cucarachón y ya, ya tendrás tiempo para decidir si leerlo o no. O comprarlo en Amazon. Pero todo a Evernote.

En fin, me apetece escribir esta serie de entradas; creo que pueden ser útiles. Ojalá descubráis la potencialidad de Evernote, que parece creado para el que lee, para el que escribe, para el que edita. Porque de lo que leéis, habéis leído y queréis leer mana todo, o casi todo lo que nos ocupa en la vida.

Ese es el objetivo: mostrar cómo uso personalmente Evernote. Me apetece mostrarlo.

tumblr_ltt0mzEtLk1qdgcd4o1_400No voy a explicar qué es Evernote. Está muy bien explicado en su página web y en su blog; recomiendo los visitéis. Además existe un blog, el de Berto Pena, que tiene un exclusivo apartado para Evernote. Allí él cuenta su experiencia con la aplicación. Yo descubrí Evernote gracias a el, lo confieso.

Escribo esta primera entrada como anuncio. Así me comprometo y me obligo a escribirlas. Id trasteando el programa, es gratuito. Tiene versión web y versión para instalar. Ambas se sincronizan. Os será de provecho, os lo aseguro. Y si tenéis smartphone compatible, mejor. Yo lo tengo en una blackberry, de reciente adquisición en el outlet de Vodafone, por tres duros.

Y entre entrada y entradas, seguiremos como siempre, escribiendo sobre libros, autores, tinta y arte. Sobre todo de arte.

Aviso: los post de este año, me lo he propuesto por tiempo y necesidad, raras veces superarán las 500 palabras.

En breve, os hablaré del aparato que anuncia el banner inferior: