camus

¿Quieres saber un secreto?

La literatura no es para todo el mundo. La gente lo acepta sobre otros tipos de artes –la música seria no es para todo el mundo, ni tampoco el teatro de sombras balinés– pero cuando se trata de narrativa, existe la asunción democrática de que cualquier persona con una educación básica debería ser capaz de leer y disfrutar cualquier novela. Esto quizá se origine en el instituto, donde a todos se les encarga la tarea de leer novelas clásicas, mientras que las clases de arte o música son optativas, y la ópera o la danza no se dan en absoluto. De ahí que haya quienes sientan que es reprochable escribir una novela que esté más allá del nivel de lectura del instituto.

Steven Moore en la página 38 del prólogo de La novela. Una historia alternativa, traducción de José Luis Amores.

Y como dice aquí Javier Avilés, el texto de Moore es prácticamente un manifiesto en defensa del tipo de narrativa que NOS gusta leer.

Yo busco a Gass, a William H. Gass.